Refuerzo de Taludes y Control de Erosion con Fortrac 3D

De Huesker – La solución de refuerzo de taludes con Fortrac 3D, geomalla tridimensional de Huesker, fue adoptada en los trabajos de recubrimiento y control de erosión de los taludes de corte en el área de construcción del condominio Industrial San Jose II en Cotia (SP), emprendimiento de Santailufa Inversiones.

Con el fin de obtener el mayor espacio de terreno posible, los taludes de corte fueron proyectados con una inclinación bastante vertical. Los taludes de corte, que llegaban a casi 10 metros de altura, fueron proyectados con 70° de inclinación.

El uso de Fortrac 3D en el cubrimiento de taludes para su refuerzo y estabilización en superficies inclinadas es una excelente solución que evita deslizamientos en la interfaz. Su estructura tridimensional no sólo garantiza una buena capacidad de anclaje e interacción con el suelo, sino que también permite que el material de cobertura no se deslice, incluso en superficies muy inclinadas.

La aplicación de la hidrosiembra, en este caso, sin un sistema de contención de la cubierta, era inviable. Fortrae3D-30 fue entonces especificado por Brugger Ingeniería, empresa de consultoría geotécnica en esta obra. La geomalla tridimensional fue diseñada para desempeñar la función de refuerzo de la capa vegetal instalada a través de la aplicación de Flexterra.

Flexterra es un compuesto entrelazado de fibras de madera reciclada, fibras sintéticas biodegradables, biopolímeros retenedores de humedad y partículas microporosas para la retención de nutrientes. Este compuesto es una hidromanta de alto desempeño que controla la erosión y propicia la revegetación, garantizando la protección del talud hasta que la vegetación se establezca.

Para garantizar la estabilidad de la geomalla Fortrac 3D, únicamente una zanja de anclaje ejecutada en la cresta de los taludes fue suficiente, no siendo necesaria la instalación de grapas o tirantes en niveles intermedios en la cara del corte.

Después de la colocación de la geomalla, el Flexterra fue aplicado hidráulicamente en un proceso de elevada productividad, habiendo finalizado íntegramente en un solo día el cubrimiento de 2.500m² del área de la cara. Actualmente, los taludes se encuentran completamente vegetados y protegidos y la solución empleada es un éxito total.